Mundo

El mundo es representado por medio de un círculo, dividido en cinco continentes, que alojan distintos países, en cada rincón del mundo hay miles y millones y millones de personas viviendo diferentes vidas, hablando diferentes idiomas, y haciendo cosas grandes, Pero una interrogante se cruza en mi cabeza: ¿El mundo nos maneja a nosotros, o nosotros manejamos al mundo?. Tal vez la respuesta no sea ninguna de las dos, tal vez es Dios la respuesta.

Seguidamente vemos nuestro mundo parcialmente destruido, contaminación, malos gobiernos, perdida de valores, desastres naturales, corrupción, violencia, entre muchos más, que prefiero no seguir mencionando, al mismo tiempo, hay organizaciones sin fines de lucro, emprendimientos, ayuda a los pobres, campañas ambientalistas, y buenos gobiernos que han mejorado la calidad de vida de las personas;  en mi percepción el mundo está dividido, es como si se tratara de dos polos totalmente opuestos.

¿Son nuestras acciones las que condicionan el destino del mundo? ¿Somos de alguna forma u otra responsables de lo bueno o malo que ocurre?… En muchisimas oportunidades he leído una frase que me parece muy acertada:

Para cambiar al mundo, primero debes cambiar TÚ.

Y tal vez está allí la respuesta, y me parece demasiado complejo y difícil de entender, por que es un conjunto de diferentes elementos, siempre que pienso en el mundo, a mi mente llega la imágen de Venezuela, en donde nací, y no puedo dejar de preguntarme ¿Qué ocurrió aquí? ¿Los ciudadanos somos culpables de lo que aquí ha pasado? O estaba escrito que pasaría inevitablemente?, ¿Cómo salir de esta oscuridad espantosa?; Por supuesto que cada país del mundo tiene inconvenientes, y dificultades, por que un lugar perfecto no existe, en cada rincón está lo bueno, y lo malo, y sería más sencillo quedarnos con lo positivo, y con lo que sí funciona.

De algo si estoy segura, todos deberíamos proteger a nuestro mundo.